Noticias Reciclaje

Miles de cáscaras de naranjas fueron arrojadas en una área deforestada. Así luce 16 años después

Qué bueno es preparar una deliciosa comida para agasajar a nuestros familiares y amigos, pasamos momentos divertidos, tomamos lo que sobra y lo botamos. Terminamos un día fantástico sin mayor preocupación.

Ahora, ¿qué pasaría si nuestro objetivo no fuese solamente pasar un momento en familia disfrutando un rico bocado, y antes de eliminar los desechos, le diéramos el uso indicado, y de esta manera empezar a cambiar nuestro amado planeta?

¿Sabes cómo? Para que lo sepas, años atrás en Costa Rica un grupo de ecologistas con amor real por la naturaleza, tuvieron una genial idea para contribuir al mejorar nuestro medio ambiente. Una idea que empezó por proponerle a una empresa fabricante de jugos, a que les regalaran todos los sobrantes de la pulpa y cáscaras de naranja, para ser arrojados en un terreno.

La empresa aceptó esta petición y les concedió un espacio para que pudieran emprender el inusual proyecto. Fue así como este grupo de personas comenzaron con todo esto en 1997, donde un terreno deforestado y limpio se vio repentinamente abarrotado con más de 12 toneladas de cáscaras y desechos que adornaron toda su superficie.

Winnie Hallwachs y Daniel Janzen fueron los intrépidos en esta aventura, sobre sus hombros estaba la responsabilidad de innovar y hacer con la tierra algo diferente, productivo y preventivo al mismo tiempo, sin saber si funcionaría o no. Emprendieron un camino un tanto incierto, pero con objetivos muy claros.

Por 10 años este terreno estuvo abandonado. Antes de retirarse del lugar, los ecologistas colocaron un letrero amarillo para identificar el sitio con mayor facilidad.

Al llegar a la zona referida fue imposible reconocer lo que se había dejado años atrás, era totalmente increíble como se veía. Se podían observar campos coloridos con árboles distintos y con una gran vegetación, lo que sin duda alguna, aporta algo muy positivo a nuestro planeta.

Y sucede que este bosque absorbe 11 veces más de la atmósfera de lo que puede hacer un campo normal. En conclusión, esta resultó ser una inteligente manera de combatir el calentamiento global y contribuir para su preservación.

Después de esta fantástica idea, nada será igual para nuestra querida tierra, y las expectativas de un futuro con un ambiente más puro y saludable ya no se aleja de la realidad, sólo hay que hacer las cosas bien, y esto es lo que hoy hemos aprendido.

Loading...