Datos curiosos Noticias

Sobrevivió a un salto en paracaídas que nunca abrió y ahora nos narra como fueron esos minutos en caída libre

Un paracaidista, de nombre BRAD GUY,saltó a 4500 metros de altura, golpeó el suelo, a una velocidad de 80 kolimetros por hora.

Lo peor de todo, es que el paracaídas nunca abrió, es de lógica suponer e imaginarse el impacto, las posibilidades de sobrevivir, son minúsculas, tan afortunado fue que sobrevivió a este impacto,llendose en contra de las leyes de la física y la biología humana, inmediatamente dejarías de existir en este plano, se puede decir que solo Guy sobrevivió para contarlo.

Sostuvimos una conversacion con Guy:

VICENT:  Hola BRAD,sobreviviste a un salto en caída libre que salió mal

BRAD GUY: Si hace ya varios años, el 1 de agosto de 2013, fue en Melbourne en Lilidale, en un dia de verano espléndidom en donde todas las condiciones se prestaban para el salto y el despegue.

¿Cuándo se abrió el primer paracaídas?

Tire la primera vez, y el paracaidas nunca se abrió, mire a mi instructor y vi que intentaba maniobrar, pero fue complicado , me invadió el corazón de terror y vértigo, al halar el segundo se enrredó con el primero, dice que no logra recordar bien. Solamente que su instructor le decía que mantuviera los pies hacia abajo, y las manos en la cintura, había empeorado la situación.

¿En ese momento podías ver lo que había a tus pies?

Todo se veía cada vez mas cerca, y era muy rápido, estuve resignado a morir, pensé sufriré mientras muere, pero después estaré muerto, en ese momento solo sentí angustia por mi familia, que se encontraban en aquel lugar.

¿No pensaste que morirías de inmediato?

Sabia que sentiría dolor, pero supe que moriría de inmediato, tu mente se prepara para morir, para un fuerte dolor y de ahí asimilar la muerte, esos pocos minutos que se siente se va a morir , es algo indescifrable, sentí dos golpes en lugar de uno, reboté y luego caí a la orilla de un lago, abrí mis ojos vi, el cielo y tierra, en mis dedos,aterrice sobre mi instructor, yo había caído sobre mi espalda y el sobre sus piernas.

¿Sentias dolor?

Eso fue lo primero, y lo primero que sentí fue que sentía dificultad, para respirar, era un dolor tan intenso, difícil de describir, no podía moverme, e intenté ayudar a mi instructor casi muerto, me sentía muy culpable, al final despertó cuando yo apreté su mano.

¿Qué dijo cuando recobró la consciencia?

Sentíamos mucho dolor, tres paracaidistas nos ayudaron a salir del agua, yo no podía dejar de sollozar.

A mi instructor se lo llevaron en helicóptero, a mi en una ambulancia, mi familia me decía, tranquilo todo estará bien, nos vemos en el hospital, todo era duro de asimilar.

Sobrevivimos, milagrosamente, en un cúmulo de circunstancias improbables, ahí jugó a nuestro favor que caimos en un buen ángulo, que amortiguó de la mejor manera el golpe.

Caimos a la orilla de un lago, en donde la superficie es mas blanda, muchos elementos se confabularon a nuestro favor-

¿Cómo fueron las cosas en el hospital?

Esa primera noche fue traumante, no podía dormir, estaba en un estado de verdadera histeria, al otro día fui evolucionando, recobrando las extremidades, yo estaba convencido de que terminaría discapacitado, mas que todo por las lecciones de mi columna.

¿No te parecía increíble no haber tenido lecciones mas graves?

Todo me oarecía un caos, empezaba a sentir ya la depresión por el trauma recibido, en ese momento me sentí negativo.

¿Cómo fueron los meses siguientes?

Me encerré durante cuatro meses, sin hablar con nadie, ni tampoco quería verlos, veía tv de vez en cuando, me deprimí mucho al punto, de no querer asearme, sufria de muchas pesadillas, al final superé esta etapa, y mi familia me ayudó de la mejor manera, ahora puedo dar testimonio a otras personas para que se dejen ayudar.

¿Cuánto te dijeron que tardarías en recuperarte?

3 meses, pero fueron cuatro, las terapias me ayudaron muchísimo, y la psicóloga también hizo un papel muy importante, no puedo practicar ciertos deportes de antes, pero poco a poco voy recuperando mi vida de antes, son muchas las lesiones, pero puedo caminar y conducir, con mucho esfuerzo he llegado a este punto, cada vez todo estará mejor, podré ir al gimnasio, andar en bici, y así disminuirá el dolor en mi espalda y cuello, de la mano de Dios todo esposible.

Gracias BRAD

Compartir este milagro de vida.

Loading...